< volver a trabajos

Strix

Strix Box es una marca que se lanzó en plena pandemia. Por ende, el desafío ya era bastante claro. El objetivo era llegar a los representantes de las diferentes compañías de seguros para que sepan de que se trata el producto y cómo el mismo los puede potenciar en su futuro.

Para eso desarrollamos un regalo personal el cual nos aseguramos que reciban ellos personalmente en sus hogares.

Previamente les enviamos una serie de videos a sus dispositivos digitales para generarles intriga y asegurarnos que el día de la entrega sean ellos quienes lo reciban.

El juego era simple: Les enviamos una botella vacía y tres botellas de vino que contenían una cepa diferente cada una, según sus gustos y estrategia debía armar su Blend.

Así le dimos no solo un regalo divertido, dinámico e innovador, sino, que además les propusimos conocer el producto y sus funciones de una manera disruptiva.